29 de mayo de 2015

En la espesura

Lago reflejando la luna llena

En la espesura

Los niños corrían en plena noche por el bosque, desesperados, huyendo del hombre acorazado y armado con una espada que acababa de matar a sus padres. El hombre era lento, pero los niños iban descalzos y apenas vestidos con una camisola, con lo que a cada paso las ramas y las piedras les lastimaban los pies.

Finalmente llegaron ante un gran lago y los niños se quedaron dudando en la orilla sin saber qué hacer. El caballero no podría seguirles con su armadura, pero apenas sabían nadar. Esos segundos de duda fueron suficientes para que el hombre les diera alcance. Sonrió. Esa noche su espada, ya ahíta, volvería a probar la sangre azul.

Pero de repente el bosque se sumió en el silencio más absoluto y del lago emergió una ninfa, cuya piel tenía el color de la madera, su cabello estaba compuesto por hojas y sus ojos verdes parecían esmeraldas. El alma negra del caballero no pudo soportar tal pureza y huyó de su cuerpo, con lo que murió en el acto. La criatura acogió amorosamente a los niños en su seno "Algún día, volveréis para reclamar lo que fue vuestro"

1 comentario:

  1. Segundo de los dos microrrelatos presentados al I concurso de Ojos verdes ediciones.

    ResponderEliminar